IV Encuentro de Novela Romántica de Armilla.

La ciudad de Armilla reúne a más de trescientas personas en el IV ERA.

 

Es ya una cita obligatoria para los amantes de la novela romántica. El 2 y 3 de marzo, Armilla se tiñó de rojo, morado, rosa y blanco gracias a las más de trescientas personas que se dieron cita para poder hablar sobre libros, romances, estilos y mucho más.

Una organización impecable a cargo de Dama Beltrán, Paola C. Álvarez, Alissa Brontë, Paola Fsl y Almudena González que, un año más, contaron con el absoluto respaldo del Ayuntamiento de Armilla y de su concejala de Cultura, Mar Callejas.

La novedad de este 2018 fue la ubicación. Despedimos a la Casa García de Viedma con pena, pero dimos la bienvenida al Teatro Municipal, un lugar magnífico, con espacio más que suficiente para la interacción escritores/lectores, para las dos librerías que surtieron al evento de libros, para fotos y charlas, sin que las mesas se vieran perjudicadas.

Y hablando de mesas… Un programa extenso, ajustado al máximo y que se demoró hasta las once de la noche del sábado. Si hay que poner algún pero a la organización, este podría ser el único: la duración excesiva de las intervenciones. Pero el que viene a Armilla ya sabe que esto ha sucedido siempre y, en parte, es de agradecer que sea una de las concesiones que Dama Beltrán defiende a ultranza: todo el mundo puede hablar y no hay prisa.

En el plano personal he de decir que fue un lujo compartir la jornada del sábado con tanto talento, pero tengo que destacar a cuatro personas por encima de las demás. Me podría pasar todo el día hablando de Dama Beltrán y del coraje que tiene, de lo responsable que es, de lo mandona, de lo que llenan sus abrazos y sus mensajes, del corazón increíble que tiene y de lo guay que es su madre. Me hubiera gustado pasar más tiempo con ella, pero fue imposible teniendo en cuenta lo ocupada que estaba. Aun así, siempre es un placer volver a verla y compartir una mirada de esas que te lo dicen todo: ¡Ay, mi Patri!, dice ella siempre. Grande, Dama. Genio y figura.

Otra de las personas con las que he tenido el lujazo de coincidir este año, es Alissa Brontë. Parece que este 2018 nos ha dado la oportunidad de hablar más, de compartir de nuevo mesa en la comida, de contarnos confidencias literarias y personales, de decirnos verdades sin medias tintas y de forjar una amistad que, si bien ya era latente, ahora es evidente. La adoro, porque es sencilla, sin pretensiones, sincera, atenta y las conversaciones con ella son para partirse de risa siempre.

Para Tessa C. Martín solo tengo palabras de alabanza. Es una apuesta segura en la lectura, la tranquilidad personificada, la prudencia y una amiga como la copa de un pino. Ha sido maravilloso volver a compartir momentos, risas, cuchicheos y mesa. Siempre es maravilloso tenerla cerca. Es tan achuchable…

El descubrimiento de este año ha sido Laura Sanz. ¡¡Está chalada!! Nunca sabes cuando habla en serio y cuando en broma, tiene salidas para todo, mente rápida y una sonrisa que deslumbra. Con su pelo multicolor y su Paco, ha completado eso tan importante que ya me transmitió con sus chicos Landvik, la gran persona que es y lo fácil que resulta quererla.

Mamá Landvik, mamá McKenzie, mamá Miller.

Hay más, claro que las hay. Si algo tiene Armilla es esto, que tienes la oportunidad de estar cerca de aquellos que, por norma general, están tan lejos. Yasnaia Altube, Fransy Guerrero, José Antonio Moreno, Paqui Ubero, Mimmi Kass, Mabel Díaz, Kris L. Jordan, María Montesinos, Leonor Basallote, Judith Romero, María Jesús Valls y un largo etcétera a quien me encantará volver a ver en el siguiente encuentro.

Gracias por un año más de Armilla. Nos vemos en el V ERA.

 

Os dejo las fotos del evento en la GALERÍA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *