Un encuentro sin igual: Maynu Readers.

“Las cosas bien hechas siempre dan buenos resultados”.

Podríamos decir que esa es mi valoración del encuentro Maynu Readers, que tuvo lugar el pasado 21 de abril en Sant Adrià de Besós (Barcelona). Ameno, divertido y, sobre todo, bien organizado, porque si algo me parece fundamental de estos congresos de escritores y lectores es que los tiempos se cumplan para que no resulten demasiado pesados y se alarguen más horas de las debidas. Bueno pues, en este caso, Nuria y Mª Jesús, Mª Jesús y Nuria, lo han logrado con creces. ¡Qué grandes sois, chicas! Muchísimas gracias por todo.

Laura, Esperanza, Mónica (perdonadme si se me olvida alguien), gracias por ese apoyo a las verdaderas artífices de este sensacional Maynu que, sin duda, sienta un precedente entre los encuentros de novela romántica.

¿Por qué? Pues muy sencillo, porque el “yo he venido aquí a hablar de mi libro” no tenía cabida. Los libros se podían comprar en la librería (bueno, eso si es que los tenían, pero luego hablaré de eso), pero al Maynu íbamos a hablar de nosotras y de los temas que hoy en día nos tienen en cuadro a los escritores y escritoras del género.

En mi caso, Las chicas de Oro, título de mi mesa, se trató la continuidad en la novela romántica, la calidad y la cantidad, la distinción de género de oro versus género chapado de dorado… Fue participativo, divertido, bien moderado, preguntas interesantes y con tiempo para la interacción con las personas de la sala. Un 10, desde luego.

No voy a haceros una descripción de lo que sucedió en el resto de mesas porque tenéis varias crónicas mucho más detalladas que lo cuentan mejor que yo, pero sí me gusta hablar de las personas, de las que ya conozco y siguen sorprendiéndome y las nuevas incorporaciones a mi lista de “imprescindibles”.

Muchos sabéis que cuando llegué no tuve mi mejor momento. La librería tuvo “problemas” con los libros de Versátil Ediciones y únicamente disponían de un ejemplar de cada libro, por lo que yo que iba con la ilusión de presumir de “Flores de invierno” en su primer encuentro, me quedé más chafada que un gato en el asfalto. Tuve a Mónica Quiroga para desahogarme, incluso me sugirió que le diera patadas a la papelera de la sala de sonido jajajajaja. Tuve al teléfono a mi editora Esther Herranz y a Consuelo Olaya, la directora de Versátil, con las que siempre es un placer contar, aunque sea en momentos como ese. Tuve a mi marido poniendo la nota de calma y a María José Vela amenazándome con sus coscorrones.

Pero ese fue el único momento malo del fin de semana y no merece más que ese párrafo. El resto fue… UN AUTÉNTICO ESPECTÁCULO. Volví a ver a mi Damita Beltrán con toda esa energía que la caracteriza, pero más tranquila (al no tratarse de su evento en Armilla se podía hasta hablar con ella jajajajaja). También me encontré de nuevo con Mabel Díaz, Kris L. Jordan, Paola FSL, Ascen, Laura Sanz (y su Paco, por supuesto) y toda la delegación madrileña con las que siempre es un placer compartir risas.

Pero si de risas hablamos, la expertas son Noemí y Yola, las Fanáticas de lo Sensu, dos lectoras de bandera, comentaristas de excepción y locas de atar, como a mí me gustan. Y no creáis que digo esto por peloteo, ni mucho menos. Han leído libros míos que no les han gustado, pero han tenido la delicadeza de decirlo con todo el respeto que se merece cualquier trabajo, y solo por eso son más grandes aún. En los últimos meses he tenido oportunidad de formar parte un poquito más de ellas y, ¿qué queréis que os diga? Eso es leer y lo demás es pasar páginas. Olé, esas sensus.

El fin de semana en el Maynu dio para mucho y conocí a personas estupendas con las que estoy deseando coincidir: Lina Galán, Teresa Guirado y Mara Soret, esto va por vosotras. También va por las Auténticas Devoralibros, que ya era hora de vernos como era debido ¿no?

Me dejo lo mejor para el final, aunque ellas se merecen una entrada aparte. Mis frescas: Luna González, Tessa C. Martín y Romina Naranjo (faltó Eli bermúdez 🙁 ) y sus respectivos, Juanma, Kike y mi señor Miller. De Tessa tengo poco que decir porque la cercanía nos permite vernos más a menudo, pero las insulares… A ellas siempre las cojo con ganas: una de Canarias, otra de Baleares. El año pasado coincidimos en Armilla, este tocaba Barcelona y nos lo hemos pasado de fábula. Entre las locuras de Luna, las historias de Romina y la gracia de Tessa convirtieron el fin de semana en uno de los mejores, pese a lo que andamos, porque mira que andamos, leches; y pese a las inconveniencias de los medios de transporte urbanos.

Ya veis, el Maynu dio para esto y para muchísimo más, para buenos momentos y para grandes recuerdos, para abrazos, para conversaciones, para guiños y para desear que llegue el siguiente encuentro.

Gracias a todos y a todas los que hacéis posible este tipo de actos. Nos dais mucha vidilla, os lo aseguro.

No os perdáis todas las fotos en la GALERÍA.

10 respuestas a “Encuentro Maynu Readers 2018”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *