Mi particular visión del

III Murcia Romántica.

Este sábado, 23 de marzo —y el viernes, aunque yo no pude asistir—, tuvo lugar en la ciudad de Murcia, en el Centro Cultural Santiago y Zaraiche, el III Encuentro de Novela Romántica, a cargo de la Asociación Murcia Romántica.

Cualquiera que haya estado en un evento de estas características puede hacerse una idea del trabajo que implica organizar y ejecutar un acto para tanta gente: la sala, los medios técnicos, la selección de personas que suben a mesa, las bajas de última hora, la comida, los vídeos, la librería… Por eso, no quisiera contar mi percepción del encuentro sin antes felicitar, FELICITAR con mayúsculas, a la organización: AILINA SHEBELLE, JUDITH ROMERO, ALBA CAYUELAS y AERYN ANDERS. Un equipo de lujo, con ganas, amables, resolutivas… ¡Chicas, mi más sincera enhorabuena!

Y ahora… ¡Empecemos por el principio!

María Martínez fue la encargada de amadrinar el evento con su sencillez, su timidez y sus anécdotas personales y profesionales. Sus libros son un referente en la novela romántica y, quizá por eso o porque da gusto oírla hablar, todos los allí presentes estuvimos muy pendientes de sus palabras. Me encantó su intervención, sobre todo la humildad con la que confesó que, después de este tiempo, todavía le cuesta verse a sí misma como escritora, pese al éxito de sus novelas, pese a lo que digan los demás.

En la primera mesa de debate Nuevas y distintas formas de disfrutar de la literatura romántica se volvió a hablar de las posibilidades que se abrían camino en la novela de nuestro género. Los audiolibros cobraron protagonismo entre las ponentes y el público y, con tanta diversidad de opiniones, se creó ese ambiente de debate sano que la organización del evento pretendía.

Situaciones controvertidas en la literatura romántica fue la siguiente mesa de debate. En este caso, lo que podría haber sido un tema muy interesante, acabó por derivar en un constante machaque sobre “qué está permitido y qué no” en el subgénero New y Young Adult.

Un viaje de ida y vuelta en tranvía y una comida de buffet libre asiático después, volvíamos a la sala del Centro Cultural para hablar de El papel del hombre en la literatura romántica-erótica actual, una de las mesas más controvertidas del encuentro. Lo bueno: conocer el punto de vista de los escritores de romántica. Lo malo: descubrir que algunos gritan a los cuatro vientos que NO son escritores de romántica, pero no dudan en aprovecharse estos eventos para dar a conocer su obra. Lo bueno: que hay hombres que se preocupan por el género del mismo modo que las mujeres. Lo malo: que algunos se sientan estigmatizados por hablar de sexo en sus obras. Lo bueno: que fue un debate muy ameno. Lo malo: que algunos se fueron de la sala un poco resentidos y así lo dejaron ver a posteriori en sus redes sociales. Lo dicho, fue una mesa de debate muy muy entretenida.

La mesa de Apoyo a autores, ¿ayuda real o utopía? también estuvo servida de debate. Me encantó comprobar que las pequeñas editoriales murcianas miman a sus escritores y escritoras de una forma muy especial (o como debe ser, según se mire) y que las asociaciones literarias de la Región de Murcia pelean por recuperar y ensalzar eventos tan importantes como la Feria del Libro. Sin embargo, alguna que otra intervención en esta mesa me resultó un tanto… artificial, muy aplaudida por el público, faltaría más, pero artificial.

¡Y llegamos al final! O casi. La mesa en la que yo participé fue de micro abierto, nada reseñable salvo la moderadora, maravillosa Eva Gil Soriano, y las extraordinarias autoras de novela romántica con las que compartí experiencia: García de Saura, Rosa Raya, Rolly Haacht, Alexandra Martin Fynn y Gina Peral. Fue un placer escucharlas hablar de sus obras.

Sabéis que siempre me gusta mencionar a las personas con las que más trato he tenido en esta ocasión; personas que, por un motivo u otro, han completado el día y lo han convertido en especial.

Como es habitual, gracias a mi J por el acompañamiento y a Tessa C. Martín y RealMántico por su valiosa presencia (la próxima vez… ¡al asador!)

Con Ana R. Vivo y Mar Carrión disfrutamos de una surrealista comida entre fritos y churros con chocolate jajajajaja.

Anabel García, que sepas que tu sitio estaba en mi mesa. Me hubiera encantado escucharte hablar sin subtítulos 😉

Ana Ballabriga y David Zaplana, del próximo evento no pasa. Quiero una charla con café, gintónic o lo que sea, que ya está bien.

Alexandra Martin Fynn, ya estoy con tu fuerte Patterson, rendida a los pies del capitán John Wyatt y suspirando como Victoria.

Pese a todo pronóstico, el evento acabó en hora. García de Saura, con ese desparpajo murciano que la caracteriza, fue la encargada hacer colectivo el agradecimiento a la organización, agradecimiento que reitero de nuevo.

Gracias por un gran trabajo, chicas. GRACIAS POR TODO.

Os dejo algunas fotitos que hice en la GALERÍA DE FOTOS.

3 respuestas a “Murcia Romántica 2019”

  • Sí, una viaje interesante, de ida y vuelta y aparte del tema literario proprio del evento, por supuesto, para próximas visitas, queda apuntado el tema ‘asador’ 😀

  • Patricia, apoyo tu opinión con respecto a que debería haber estado con vosotras, pq poco pude decir yo en mi mesa, a parte de provocar al editor, jajajaja. También comparto lo de la mesa de los hombres porque yo me indigné, pero bueno, sin palabras. Como me debes un café, a ver si coincidimos y cotilleamos. Eres un amor, no lo olvides. Espero que nos veamos prontito. Un besazo muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *